sábado, 9 de mayo de 2015

Soft Machine - The soft machine (1968)

A continuación voy a reseñar un disco que en mi opinión es uno de los mejores de la historia del rock. Soft machine fué uno de los grupos pioneros de lo que acabaría conociéndose como "Sonido Canterbury", caracterizado por la fusión del Rock psicodélico y el Jazz de corte vanguardista. Se formó en 1966 a partir de Wild Flower, grupo del que también saldría Caravan, otro de los grandes representantes de esta escena.

Sus miembros estaban muy influídos por el jazz de vanguardia, y su sonido recuerda intensamente al Coltrane de los años 60. También podemos encontrar en su musica a los Beatles y la música psicodélica de Jefferson Airplane o Grateful Dead, coincidiendo con estos últimos en las largas improvisaciones lisérgicas, con esa tendencia a dejar fluir la música y permitir que esta hable, sin necesidad de acelerar la llegada a un punto determinado. Esta tendencia, tán presente en el jazz de vanguardia y en los conciertos de rock de la época no estaba aún demasiado explotada en los álbumes de estudio, y es este elemento, fruto de la unión entre espontaneidad y cálculo, lo que confiere al disco un aura especial, llevada al paroxismo por la producción de Tom Wilson, que había trabajado con múltiples bandas y músicos vinculados a la vanguardia como Frank Zappa, The Velvet Underground, Cecil Taylor o Sun Ra.

El trabajo comienza de manera íntima y espacial para embarcarse en un in crescendo en el que Robert Wyatt, batería y voz principal, juega con armonías y chucherías rítmicas vocales posibles gracias a las maravillas del estudio y que serán norma a lo largo del LP. También nos encontramos a Mike Ratledge con su órgano ceremonioso, en ocasiones circense, similar al que practicaban por aquél entonces bandas como The Animals, tomando a veces un cariz de pop barroco como en la fantástica "A certain kind". Y cerrando el trío tenemos el bajo de Kevin Ayers, que proporciona coherencia al conjunto.

Este es uno de esos discos que debe ser escuchado de principio a fin, por supuesto hay muchas canciones que tienen valor por sí mismas, pero la suma de todas ellas es algo mucho más grande. Los amigos de Soft Machine ya sabían esto y decidieron que sería buena idea hacer que todos los temas enlazasen hasta el punto de que a veces no se distingue con precisión donde acaba uno y comienza el siguiente.

Tras este album el grupo se disolvió, volviéndose a juntar poco después y sacando varios discos más a lo largo de los 70. En los siguientes trabajos los desvaríos psicodélicos y freejazzeros van tomando protagonismo, derivando a veces en una masa sonora de la que es dificil sacar algo en claro, aunque de todos ellos se puede extraer alguna joyita. Eso sí, este primer trabajo no sería superado.


 

3 comentarios:

  1. amigo sigue asi, encontrar tu blog fue una bocanada de aire fresco en esta inmensidad de aburrimiento sonoro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Siempre es un placer saber que hay gente que lo aprecia!

      Eliminar
  2. Retoma el blog!! En general poca gente comenta en los 'blogspot', pero eso no significa que no tenga audiencia!

    ResponderEliminar